Oficinas de inmigración habilitadas para minusválidos

Hoy en día, la mayoría de las oficinas de inmigración de nuestro país se encuentran habilitadas para minusválidos, algo que agradecen enormemente las personas que tienen dificultades de movimiento.

“Me sorprendió enormemente cuando acudí por primera vez a la oficina de inmigración de Barcelona  y vi que había todo tipo de rampas para sillas de ruedas. En mi país de origen es poco común encontrar estas facilidades, por lo que sentí que había escogido el lugar indicado para vivir”, señala Magda Herrera, minusválida natural de Guatemala que vive en Barcelona.

Sin embargo, a pesar de estos avances, las organizaciones que se dedican a luchar por los derechos de los minusválidos afirman que aún queda mucho por hacer.

“Es necesario que tengamos todo los edificios, públicos y privados, así como los transportes públicos, adaptados para las personas con minusvalías. Es cierto que en los últimos años se han mejorado mucho los servicios en este ámbito pero aún queda mucho por hacer. Debemos de aprender de los países del norte de Europa y de Estados Unidos e imitar sus infraestructuras”, comenta Pedro Gómez, miembro de una de estas organizaciones que buscan conseguir que los minusválidos puedan ingresar en cualquier lugar sin problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *